sábado, 24 de mayo de 2008

Un lugar para cada cosa...

...y cada cosa en su lugar.

Este es el principio básico del orden. Nuestras viviendas suelen estar desordenadas bien porque las cosas estén fuera del lugar que les corresponde, o bien porque no se les ha asignado un sitio.

Cuando ordenes tu casa, procura poner cada cosa en su lugar y si no lo tiene, busca urgentemente uno. Evita tener trastos en casa, si no tiene un lugar y no es imprescindible plantéate regalarlo o deshacerte de ello de cualquier otra manera.

La principal fortaleza de este principio radica en que si todo tiene su lugar, y todo está colocado en el sitio que le corresponde, siempre lo vas a buscar ahí y siempre lo encontrarás. El lugar que le corresponde a cada cosa lo decides tú. Pero recuerda que si agrupas los objetos similares en un mismo sitio será más sencillo recordarlo (por ejemplo, el destornillador y el martillo en la misma caja para herramientas).

Además, te ayudará en el mantenimiento diario de tu casa. Cuando utilices algo, guárdalo de nuevo en su sitio. Como ya sabes qué lugar le corresponde, será más fácil de guardar y volver a localizar si lo necesitas otra vez.

Piensa en este principio cada vez que quieras comprar algo nuevo para la casa. ¿Realmente lo necesito? ¿Dónde lo voy a poner? Si lo tienes claro, cómpralo. Si no, no lo compres hasta que lo sepas.

2 comentarios:

KiaN dijo...

Esta es una de mis asignaturas pendientes.... habrá que dedicarle algo de tiempo a éste menester!!

Saludos!!

Darey dijo...

Con paciencia Kian, yo creo que es lo más difícil de todo, pero lo que mejor resultado nos dará.