martes, 10 de junio de 2008

Destrastear

Lo reconozco. Es una palabra fea, mal sonante y de difícil pronunicación. Yo diría que casi tanto como aquello a lo que identifica.

Destrastear quiere decir, en un lenguaje un poco más claro, "quitar trastos del medio". Por trastos entenderemos a partir de ahora aquello que está fuera de su lugar o que no tiene un lugar asignado y está creando "ruido" en nuestra casa.

Los trastos son aquellas cosas que afean nuestro hogar y lo hacen parecer sucio y desordenado, aunque esté sin una mota de polvo y huela a rosas. Por tanto, destrastear es una de las labores más importantes.

Si has seguido nuestros consejos hasta ahora, no deberías tener muchos trastos estorbando en casa, o más bien ninguno. Pero si no es así, allá van unos consejos.

Hay quien, para destrastear, utiliza el método de los 15 objetos. Al llegar a casa, y cargados con una caja o una cesta, paseas desde un lado a otro de la vivienda y metes en la cesta todo aquello que veas fuera de lugar. Puedes hacerlo también en una única habitación. ¡Pero sólo 15 objetos! Cuando tienes esos 15, los colocas en el lugar que les corresponde. Al día siguiente haces lo mismo, con otros 15 objetos. Si procuras seguir nuestros consejos y mantener la casa al día, colocando cada objeto en el lugar designado tras su uso, en pocos días tu casa estará perfecta.

Destrastear una vez a la semana: puedes destrastear una habitación concreta dedicándole un día de la semana. Ese día recolocas cada objeto en su lugar, tiras lo inservible y te deshaces de lo superfluo. Eso sí, destrastear puede llevarte mucho tiempo, por lo que te desaconsejamos limpiar y destrastear el mismo día.

En cualquiera de los casos te recomendamos que tengas en tu domicilio una caja especial. Esta cesta será para meter en ella todo aquello que queramos regalar: desde esa figurita que no nos gusta, al libro bestseller que nos encantó, pasando por las pulseras que no nos ponemos o los videojuegos que están ocupando sitio útil. Todo ello se mete en la caja y, cuando decidamos a quién regalarlo, se lo entregamos.