jueves, 9 de abril de 2009

Creando hábitos

En numerosas ocasiones te hemos hablado de utilizar el método de los 15 minutos y las rutinas para organizar tu casa a diario. Hoy te contamos por qué hacerlo de este modo es importante y, sobre todo, por qué funciona.

William James, reconocido psicólogo del comportamiento de origen norteamericano, afirmó que la manera de crear un hábito nuevo (o sustituir un mal hábito) es dedicar al nuevo comportamiento 15 minutos diarios durante al menos 21 días. Este es el tiempo que necesita nuestro cuerpo y nuestras neuronas para convertir esta acción en un hábito. Una vez pasado este tiempo, nos costaría más trabajo romper con esta rutina que continuarla.

Esta misma conclusión fue alcanzada también por el cirujano plástico Maxwell Maltz, quien se dio cuenta de que las personas que sufrían una amputación, tardaban 21 días en dejar de sentir el "fantasma" del miembro eliminado.

Por lo tanto, se ha establecido la teoría de los 21 días como el tiempo necesario para crear cualquier hábito en el ser humano. también se encuentran numerosas referencias a los 30 días o un mes. Esto es debido a que también existen expertos que prefieren no ajustar tanto las cifras y utilizan una cantidad que es más psicológica: todos redondeamos más fácilmente hacia los 30 días o el mismo día de cada mes cuando nos hacemos nuevos propósitos.

Flylady también utiliza esta teoría para aplicar su sistema de trabajo en el hogar: dedicar 15 minutos a una tarea todos los días, aunque ella utiliza 31 días, es decir, la cifra de un mes en lo que denomina "Pasos de bebé". Todo el mundo se daría un mes de margen para probar si algo funciona.

Por tanto, de nuevo debemos destacar la importancia de ser constantes con los nuevos hábitos. De nada sirve reorganizar una habitación si no la vamos a mantener en orden. Y para ello, debemos generar el hábito diario de realizar tareas de mantenimiento. Una vez convertidas en rutinas, pasados 21 días, nos será tremendamente fácil continuar con ellas y mantener en orden nuestro hogar.

3 comentarios:

Marisilla dijo...

Hola! Te he conocido a traves de un comentario que has dejado en mi blog: "reciclinreciclan" y me he pasado por aqui para agradecertelo y, de paso, echar un vistacillo..jejeje.
A cerca de este comentario, comentarte que tanto mi hijo como yo padecemos un trastorno neuronal que se llama TDAH (Transtorno del deficit de atencion con hiperactividad).
El caso es que es un problemilla que no deja que las neuronas trabajen correctamente y, resumiendo, que somos "despistes con patas".
Asi que para evitar el caos que es nuestra vida (de forma habitual) es muy importante que nos fijemos unas rutinas muy estrictas, y, efectivamente, confirmo esta teoria de la que se habla.
Llega un momento en que las rutinas las haces sin pensar que las estas haciendo (como cuando conduces...mas o menos).
Asi, que !ya sabeis! ¡ A fijar rutinas!.
Un beso

Antonia María dijo...

Hola Marisilla,
sí, el TDAH es un trastorno que te obliga a fijar rutinas estrictas, porque si no, la vida sería un desorden completo :)
Uno de estos días trataré este tema en el blog, porque el porcentaje de personas con este trastorno es mayor del que se cree.
Un beso enorme y gracias por pasarte por el blog.
Antonia M. Moreno

Marisilla dijo...

Encantada!!! A partir de ahora, me verás mucho por aquí, porque me ha gustado mucho tu blog.
En cuanto al TDAH estaré al tanto, ya que es un tema de actualidad que, efectivamente, cada vez se está viendo más.
Mil gracias a ti por todo!!!.Un beso.