miércoles, 20 de mayo de 2015

El fondo de armario


¿Tenemos un fondo de armario o un armario sin fondo?

Lo más habitual es lo segundo. Aprovechamos cada oportunidad para buscar gangas, aprovechar las rebajas o comprar de modo impulsivo porque una prenda es bonita y está a buen precio.

La reflexión sobre lo que llevamos puesto es importante: para mejorar la capacidad de nuestro armario, para ahorrar dinero, para sentirnos bien con la ropa que nos ponemos, para tener más tiempo libre y tomar cada mañana decisiones rápidas, sabiendo que iremos vestidos perfectamente.

Hay mucho escrito sobre este tema. Parece que si no tenemos muchas prendas, no tenemos nada que ponernos. Solo con once prendas podemos crear más de 30 looks. Y si compramos calidad, estas ropas podrán durarnos más de una temporada impecables y les sacaremos más rentabilidad al coste que haya podido tener.

En este post (inglés), Drew Barrymore nos cuenta que se cansó de no tener nada que ponerse pese a tener el armario lleno, y puso en práctica estos tips: eliminó lo que no se ponía, no le gustaba o no le sentaba bien. Hizo algunos cambios, dejando colores combinables entre sí (un cambio que supone una gran liberación) y finalmente ordenó por categorías.

También existen iniciativas que pretenden enseñarnos el valor de la combinación de ropa por temporadas. Así funciona el Proyecto 333 (idea original de Courtney Carvey en Project 333, gestionado en España por Valentina de Vale de Oro), en el que se seleccionan, por cada una de las cuatro estaciones del año, 33 prendas que se usarán durante esos tres meses.  Quienes han probado, repiten.

También hay casos más extremos, como el de Matilda Kahl, directora de Arte en una agencia, quien para no pensar por las mañanas decidió comprar varios pantalones y blusas iguales. Va siempre igual a su oficina, como si llevara un uniforme.

Lo cierto es que no es un caso aislado, pero estamos más acostumbrados a verlo en hombres que en mujeres. En el caso del trabajo en oficinas, casi todos llevan trajes iguales o similares cada día. Y si pensamos en hombres exitosos y reconocidos, pensemos en el "uniforme" de Steve Jobs o Mark Zuckerberg.

¿Te animas a iniciar el camino?¿Te apuntas a probar alguna de las iniciativas?

5 comentarios:

soniandoestilo dijo...

Hola! No me animo en absoluto a realizar ninguna de las acciones propuestas!! Creo que, efectivamente, hay que "purgar" el armario de vez en cuando pero las reglas esas de que lo que no te pones en una o dos temporadas (por ejemplo, aunque tú no lo menciones en tu post) tienen que ir a la basura, a mí, personalmente me parece una patochada. Si la prenda es buena y le tienes cariño, no tienes porqué tirarla, la puedes guardar en cajas (herméticas) hasta que se vuelva a llevar o pasen años y te vuelva a apetecer ponértela. Pero hablo de prendas buenas buenas, no de la falda de Zara que te compraste hace 3 años y ya no te pones.... Creo que la riqueza de opciones dentro de un armario, lejos de ser un engorro, si de verdad te gusta la moda y el estilismo, es una oportunidad de disfrutar cada día al levantarte.
Si por el contrario, no te gusta nada la ropa... puedes poner en práctica todos los sabios consejos que has dado en el post... incluso el extremista de ir todos los días "de uniforme"!!!
Me gusta levantarme cada dia y crear un estilismo nuevo con prendas de la última (o no) temporada!!
Saludos!
Me gusta mucho tu blog! Enhorabuena! yo no aspiro a una casa perfecta ni minimalista... ;) pero algunos consejos los sigo!!!

Darey dijo...

Soniandoestilo, estoy completamente de acuerdo contigo. Lo ideal es tener prendas de calidad, que nos encanten y que sean combinables entre sí. Es la única manera de disfrutar de nuestro armario, de guardar y redescubrir cada temporada nuestros tesoros. Y esto también nos ayuda a tener menos cosas, pero más valiosas.
Lo cierto es que yo tampoco seguiría ninguna de las ideas, pero son curiosidades que pueden hacernos pensar.
Gracias por seguir el blog!
Darey

Esther dijo...

Pues a día de hoy, tengo un fondo de armario, creo que por primera vez en décadas. Y estoy contenta con mi decisión.

Yo sí que hice una criba monumental en mi armario, doné unas 10 bolsas de ropa de gran tamaño, y me he quedado con lo que realmente me pongo, me gusta y me queda estupendo. Y ahora me visto mucho mejor y en menos tiempo que antes. Y me cuesta menos tiempo, dinero, y esfuerzo.

Y lo he hecho en todos los armarios, es la mejor decisión que he tomado y efectuado en mi vida, y lo recomiendo 100%.

Besos!!

marta dijo...

Bueno, yo he hecho una criba tipo la de esther... he hecho unos cuantos viajes a Cáritas con el coche llenito de ropa! Tanto mía como de mi marido(el que menos) y de mis hijas.
El proyecto 333 me llama mucho la atención y si que me lo planteo hacer igual en verano por probar.... no obstante, ya no me dejo llevar por los "por si acaso" sólo tengo guardado un vestido negro, un abrigo y una americana que no me pongo en la actualidad. Pero que si son prendas muy especiales. Intento comprar con más racionalidad y compro algunas cosas también de baratucha pero sabiendo que tienen una vida muy efímera. Mi armario ya no está petao y encuentro bien las cosas.
Mi dificultad: me encanta coser... y hago cosas que disfruto cosiendolas pero luego me las pongo poco, faldas en concreto.... ya creo que es una mania... en fin...

Un beso

Saben A Beso dijo...

Yo decidí este invierno pasar de la agonía de las rebajas. No quiero comprar mil trapos porque estén baratos. Me compré un abrigo porque lo necesitaba y ya está.