domingo, 24 de mayo de 2015

Limpieza con productos multiuso




Hace unos días me escribía Beatriz preguntándome por algunos consejos en productos multiuso para limpiar la casa, ya que el minimalismo le estaba haciendo replantearse los gastos en mantenimiento y limpieza de su hogar.

Empezaré por recomendar pocos productos pero de calidad, que realmente os funcionen bien. No tengáis paños de cocina (acumulan bacterias y hay que lavarlos con agua caliente para hacerlo bien). En su lugar, papel de cocina, estropajo (el verde de toda la vida), bayeta y paños de microfibra.

Junto a ellos, hay cuatro productos indispensables: agua, jabón neutro, vinagre y limón. La mayoría de la gente no sabe cómo mezclarlos y utilizarlos. Se busca información en internet, se prueba una vez y olvidamos "la receta". Así, de poco sirve.

Por lo tanto, en este post os voy a recomendar incluso menos que esto: mantener una casa limpia se consigue con muy poco: limpieza habitual y sin "dejarse". Y como herramientas bastan agua y jabón. Quien desee un toque de olor y le guste, puede añadir el limón.

Parece poco, pensamos que de este modo no protegemos las superficies, pero no es así. Si limpiamos con orden y de modo habitual, nunca se acumulará tanta suciedad como para necesitar otra cosa. Eso sí, descartad de este post general cualquier limpieza específica que necesite un producto insustituible.

La primera indicación es que utilices la menor cantidad de producto, sobre todo de jabón. Para retirarlo necesitarás usar mucha agua, y no tendría sentido. La eficacia no aumenta con la cantidad de producto, en ningún caso.

Vamos a ir paso a paso:

Superficies generales:

  • Para cristales y espejos puede utilizarse un paño húmedo, secando después con un paño de microfibra o de algodón que no deje restos. Si prefieres un producto habitual, el limpiacristales de siempre servirá para cualquier casi superficie (mesas, mandos, cristales, espejos, mamparas, etc.)
  • Para suelos, primero habiendo limpiado con aspirador o escoba: de gres o cerámica, basta con agua y jabón neutro (nos vale el lavavajillas líquido manual). Para suelos de tarima, con agua -opcional pero no necesario un chorrito de vinagre- y la fregona muy muy escurrida. Para suelos de parqué, agua y vinagre, y con la fregona también húmeda, como en los de tarima.
  • Para las puertas, también nos vale un paño húmedo y otro seco. Si necesitan brillo y quieres un producto especial, sirve un limpiador en spray para madera, que también servirá para los muebles. Eso sí, cuando el paño se humedezca no eches más producto, no será necesario y ahorrarás.

Cocina

  • Cuando el horno está templado o ya frío, basta limpiarlo con agua caliente y jabón. Con una limpieza habitual no es necesario recurrir a productos específicos y aún menos con los hornos modernos. Nos sirve igual para el microondas.
  • Para los azulejos y la campana extractora: si haces una limpieza anual, y se llenan de grasa, necesitarás un producto quitagrasas específico. Pero si haces limpiezas habituales, agua caliente y jabón, y secando después, es suficiente. Los filtros quedan muy limpios en lavavajillas. Déjalos previamente en remojo por la noche en agua caliente con jabón. 
  • Placa de cocción: es importante que retiremos con papel de cocina o con una bayeta muy muy escurrida cualquier resto que caiga sobre la placa mientras cocinamos. De este modo, al acabar estará prácticamente limpia. Una vez templadas o frías, se limpian sin problemas con un paño húmedo y uno seco de microfibra o algodón que no deje trazas. No necesitamos más. Si es vitrocerámica y algo que haya caído ha generado costra, necesitarás un rascador y producto específico. Si es inducción, las comidas no se pegan pero para estos casos y para no dejar "marcas" quita enseguida lo que se caiga sobre ella y limpia con producto específico (muy muy poca cantidad).
  • Lavadora y lavavajillas: utiliza productos de calidad. Aquí no existen los productos milagro: recuerda que tienes que cuidar no solo el funcionamiento del aparato sino también los conductos y tuberías. Si utilizas productos de calidad, no solo estarás ahorrando porque necesitarás menos producto y porque cuidarás tu ropa y vajilla, sino que además podrás prescindir de suavizante de lavadora y de sal para lavavajillas. Por lo general, funcionan mejor los detergentes líquidos.

Baños

  • Aunque puedes usar agua caliente y jabón, para baños (bañera, ducha, inodoro, vidé y lavabo) recomiendo usar un producto multiuso. Uno normal, de marca clásica, para todo, y en poca cantidad. Aclaradlo siempre muy bien y secadlo con otro paño. Utiliza paños suaves, sobre todo para la grifería. Para el interior del inodoro, el lavabo, etc, es más aconsejable usar un estropajo, quedará perfecto.
  • Las mamparas se limpian perfectamente con agua caliente y jabón, secando muy bien los cristales, pero también puedes utilizar el limpiacristales. En ambos casos, te recomiendo utilizarlo con un pulverizador: ahorras producto y utilizas solo lo necesario.






1 comentario:

Anónimo dijo...

Esta muy bien pero yo creo mas en la limpieza con remedios caseros, es efectiva y buena para la salud y la de los tuyos es genial... en este articulo te dan muy bueni remedios caseros y yo los sigo todos! http://www.limpiezasexpress.com/trucos-de-limpieza/como-limpiar-sin-productos-de-limpieza

Saludos, Maricarmen